La cama, primera decisión de cómo será tu habitación


Muchos padres soléis andar un poco perdid@s a la hora de elegir y comprar una habitación para vuestro hij@. Y es algo normal, ya que existen tal cantidad de soluciones que resuelven tan distintos problemas, que acabais mareados.

Si éste es vuestro caso, seguro que os vendrá muy bien leeros este artículo en el que os doy algunas claves para ayudaros a decidiros entre un tipo u otro de dormitorio juvenil, de acuerdo al espacio del que dispongais en la habitación.




ELEGIR LA CAMA JUVENIL: PRIMER PASO


Es la pieza fundamental del dormitorio, y también la que más espacio ocupa en la habitación. A no ser que te decantes por una cama abatible, de las que hablaré en otro artículo, lo habitual es que este espacio sea de unos 2 metros cuadrados, ya que las medidas estándar de camas oscilan entre los 203/205 cms. de largo y los 101/104 cms. de ancho, dependiendo de series y calidades. Por tanto, ya tenemos el punto de partida para comenzar a diseñar su dormitorio.



Una vez sabemos ya exactamente las dimensiones de la cama, pasamos a ubicarla en el espacio de la habitación donde hayamos decidido. El siguiente paso lógico es distribuir el resto de la habitación y comprobar si nos caben o no, los muebles que teníamos pensado poner.


EL ARMARIO JUVENIL: SEGUNDO PASO LÓGICO


Si la habitación es de dimensiones generosas, no tendrás problemas en poner en ella un armario, si es que no tienes ya uno empotrado. La ventaja de nuestros modelos de dormitorios juveniles modernos, es que disponen de infinidad de medidas y varias alturas, para adaptarlos al espacio exacto disponible. Incluso con la posibilidad de hacerlo a medida.


COMPLEMENTOS PARA LA HABITACIÓN JUVENIL: ÚLTIMO PASO


El siguiente paso, una vez decididos los dos muebles principales de la habitación, será añadir una mesa de estudio, si la necesitaras, y/o un mueble complementario para almacenar ropa. Bien una cómoda, un sinfonier o una combinación de ambos, con cajones de diferentes alturas o profundidades.


El resto de complementos, son los que tienes que decidir a última hora: Estantes de pared, módulos de colgar con o sin puerta, terminales zapateros para cubrir el lateral de un armario, como el de la fotografía superior, y otros muchos muebles complementarios que puedes encontrar para completar su dormitorio.

Una de las mejores cosas que tienen las habitaciones juveniles e infantiles, es que, exceptuando las camas que son de medidas estándar, el resto se puede adaptar el milímetro para aprovechar al máximo cada rincón de la habitación. Si además, a esto le sumamos que todos ellos cuentan con una extensísima carta de colores y tiradores, contar con un dormitorio para tu hijo/a totalmente personalizado más que una ilusión, es una realidad.




No hay comentarios:

Publicar un comentario