5 consejos para elegir tu dormitorio juvenil

¿En qué debo fijarme cuando vaya a elegirlo? ¿Cómo puedo reconocer si el mueble tiene calidad o no? ¿Qué errores puedo cometer? Si te haces al menos una de estas preguntas, te interesará leerte estos consejos.






1.-Que te aporte todas las soluciones posibles a cualquier problema de espacio que tu habitación tenga. Si el tipo de mueble que estás eligiendo comienza a ponerte límites ilógicos, descártalo y comienza a ver otros.

2.-Que aproveche al máximo cada milímetro de la habitación. El espacio es muy importante, por eso debemos aprovecharlo todo. Si un mueble no puede hacerse a la medida exacta que necesitas, no es lo que te conviene, porque quedarán espacios muertos que, además de inútiles, servirán para que se acumule polvo y suciedad en ellos.

3.-Que tenga acabados seguros para tu hijo. No todo es estética. Si, por ejemplo, todas las partes de la cama son angulosas, olvídate de ella. Los niños corren por dentro de la habitación y podrían golpearse en ellas al caerse.

4.-Que sus piezas estén ensambladas como es debido. Y hablamos de algo tan importante como el herraje. Si éste no es de calidad, las camas se desencajan fácilmente, las puertas de los armarios se descuelgan en poco tiempo, etc, etc...

5.-Que los muebles tengan un valor añadido. Por ejemplo, las bisagras para sujetar las puertas, que lleven freno y autocierre. Que las partes de la cama por donde acceda el niño estén fabricadas con el canto romo para evitar rozaduras, o que el interior de los cajones estén fabricados en materiales que cuiden también la ropa que en ellos se va a guardar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario