Consejos para crear un estudio en casa

Cada vez es más habitual trabajar o estudiar desde casa, pasar muchas horas conectados a internet, buscando información o simplemente entreteniéndonos. 

Por eso tenemos que dedicar un espacio en nuestra vivienda a realizar estas actividades. Saber planificarlo es muy importante para que este espacio funcione como es debido. A cotinuación te doy algunos consejos que espero te sean de gran ayuda.



Hoy nos centraremos en saber cómo crear un estudio en casa pensado principalmente para estudiar, pero también para tu entretenimiento (navegar por internet, jugar, etc...). De modo que dejaremos la planificación de estudios para trabajar desde casa, o despachos para tu negocio, para otros posts.

Elige la mesa tan amplia como el espacio lo permita

En un espacio destinado al ocio, apenas necesitarás contar con una mesa donde ubicar el ordenador, y un pequeño espacio libre en su superficie, donde poder apoyar un libro o libreta para poder tomar nota de cualquier dato que estés consultando en la red.

En cuanto a las medidas de la mesa, es mejor pasarnos en tamaño que quedarnos cortos. Ojo!! siempre y cuando la mesa tenga un espacio proporcionado y, por tanto, adecuado para la habitación. Una mesa demasiado profunda puede no ser práctica, al igual que ocurre al contrario, puesto que si no tiene un mínimo de profundidad, nunca estarás cómodo en ella.

Respecto al largo, como he dicho antes, es mejor poner una mesa más amplia de lo que en principio creémos que necesitaremos, puesto que con el tiempo vamos invadiendo espacio de la mesa, apoyando en ella cajas, porta lápices, estanterías y otros objetos, por lo que acabamos reduciendo considerablemente el espacio libre sobre el que poder trabajar a gusto.



Mantén el orden y la superficie de la mesa libre de objetos


Si tienes bastantes libros o carpetas, necesitarás también una librería de pie, donde poder almacenarlos y mantener el orden en el estudio. Recuerda que los estantes a pared no están pensados para ser cargados con demasiado peso, por lo que éstos se utilizan más para exponer marcos con fotos, algún pequeño libro y figuras u objetos decorativos.

Te resultará muy útil disponer de uno o varios estantes de pared sobre la mesa, donde poder dejar objetos de poco peso, como el bote para lápices, rotuladores y bolígrafos, o cualquier otro utensilio que no estés utilizando en ese momento. Esto te ayudará a mantener despejada la encimera de la mesa de estudio y así disponer de un espacio más cómodo sobre el que trabajar.



Deja el máximo de espacio libre bajo la mesa


Es muy importante sentirse cómodos en nuestra zona de estudio. Por eso, además de contar con una superficie de trabajo lo más amplia posible, casi o más importante todavía es que dispongas del espacio suficiente para mover las piernas con libertad por debajo de ésta.

Existen unos estándares mínimos para este fin, aunque nadie mejor que tú, sabe cual es el espacio que necesitas para sentirte cómodo, cambiar de postura, darte la vuelta sobre la silla, etc...

Si necesitas cajones para la mesa, donde poder archivar papeles, tarjetas, etc... y eliges una cajonera, asegúrate de que te deja el espacio libre necesario para no tropezar con las rodillas al girarte sobre la silla. Si no es así, siempre puedes recurrir a elegir una cajonera con ruedas. Este tipo de cajoneras son fáciles de mover y sacar de debajo de la mesa, y desplazarlas a un lado de la habitación, cuando vayas a necesitar utilizar la mesa.

Elige una silla pensada para sentarse durante horas


A veces nos dejamos llevar por el diseño de una silla y no consideramos si es la que más nos conviene por nuestra estatura y peso. Error. Ésta se tiene que adaptar a nosotros y no al revés.

Además, considera si también es posible que, en un momento dado, la silla vaya a ser usada por otra persona, con la que compartes el estudio. Porque en ese caso es recomendable que se puede regular en altura de asiento. Si también dispone de regulaciones e inclinación de respaldo, mucho mejor, porque más fácil será de adaptar a cada usuario.

Las sillas con un grueso acolchado están pensadas para estar horas sentado en ella. Piensa en quienes trabajan todo el día en una oficina, frente al ordenador. Si fueras tú una de ellas, ¿cómo eligirías tu silla? Exacto.

Un buen acolchado te evitará dolores e incomodidades que quizás te lleven a adoptar una mala postura cuando lleves bastante tiempo sentado.

Si tienes en cuenta todos estos consejos, seguro que tus elecciones serán más acertadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario