El cuarto de Lola

Lola quería una habitación infantil con dos camas, una de ellas para que se quedaran a dormir sus primas y amiguitas... Pero Paqui y Antonio, sus padres, creían más necesario que Lola contara con una buena mesa de estudio. El problema, es que la habitación era muy estrecha.

Contar con apenas 6 metros cuadrados y no querer renunciar a nada de lo que se quiere, a veces es posible. Como en este caso. ¿Quieres ver cómo lo resolvimos?



Como el dormitorio ya contaba con un armario empotrado, tras la puerta de entrada, sólo teníamos que encontrar la manera de ubicar dentro de él, las dos camas que Lola quería, y la mesa de estudio, lo más amplia posible, que sus papás exigían.

Y he aquí la solución: Una litera con la parte inferior exenta, a la que añadimos una mesa estudio desplazable y una segunda cama con ruedas, que además cuenta con 4 cajones grandes donde podrán guardar mantas, edredones y ropa. Al igual que los peldaños de la escalera.


Sabemos que Lola está muy contenta con su nuevo dormitorio infantil, y que ya ha invitado a su prima Noe, a dormir el primer fin de semana con ella.

¡Gracias por las fotos! ;)


No hay comentarios:

Publicar un comentario