5 claves para elegir el dormitorio juvenil perfecto

¿Existe la compra perfecta? Probablemente no, pero si cumple al menos con los siguientes requisitos, te asegurarás una muy buena compra. Garantizado.




1.-Que sea seguro para tu hij@. Fíjate bien en los acabados: Esquinas redondeadas, chaflanes post formados en las barras de las camas para evitar fricciones al subir y bajar el niño, grosores no inferiores a 30 mm. y, por supuesto, posibilidad de poner frenos en todos los cajones y puertas para evitar que se pise los dedos.

2.-Que tenga un herraje a prueba de niños. Por muy buenos acabados que tenga un mueble, si las piezas o elementos que lo conforman no están unidos por un herraje de calidad, te arriesgas a que se acabe desconjuntando a las primeras de cambio. Exige que todo el herraje sea metálico si quiere garantizarte una larga vida de tu dormitorio.



3.-Que se adapte al espacio al milímetro. Los dormitorios para niños se caracterizan precisamente por aprovechar hasta el último rincón de la habitación. Todo ha de quedar bien encajado.
Descarta aquellos dormitorios en los que no tengas la opción de solicitar a medida cualquier mueble para aprovechar al máximo el espacio y evitar que queden espacios "muertos", sin ninguna utilidad.

4.-Que no te ponga límites de personalización. Si tu hij@ quiere, por ejemplo, que su cama sea completamente de un color, sea cual sea éste, ¿por qué no ha de poder hacerse? Lo mismo con los complementos (mesas de estudio, librerías, estantes, xifoniers y cómodas, etc...). Tú eres quién ha de elegir el diseño de tu habitación, de modo que no dejes que tu idea se vea limitada a uno o dos colores para estructuras.


5.-Que te ofrezca garantías y soluciones en caso de surgir algún problema. Con este tipo de acabados y calidades no deberías tener ningún tipo de problema. No obstante, no está de más que te garantices asistencia a largo plazo, por si la pudieras necesitar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario