¿Qué cama elijo para su primera habitación?

Ha llegado la hora de que tu hijx duerma en su propia habitación, y también la hora de que tú te ocupes de tomar algunas decisiones. ¿Qué tipo de cama le conviene? ¿Cuál será la más segura? ¿Es el momento adecuado?, ¿Y si me equivoco?.



Cuando llega este momento, a todos los padres les asaltan prácticamente las mismas dudas, de modo que no te preocupes porque al final ninguna decisión es equivocada. Recuerda que todo forma parte del aprendizaje de ser padres. Aunque, si quieres, en este artículo te ayudaré a que no cometas un grave error.

¿Te parece?, pues...




Seamos sinceros, lo que realmente te preocupa (y mucho), es que el niño se caiga de la cama. Ese es el verdadero dilema cuando te cuestionas si deberías pasarlo a su propia habitación y que siga durmiendo en cuna o si ya haces la transición directa a una cama de un cuerpo. Para tomar esta decisión tendrás que empezar observando cómo duerme tu hijo en su cuna.


CUANDO DEBERÍA SEGUIR DURMIENTO EN UNA CUNA


Si el niño suele dormir pegado a los lados de la cuna (o pegado a vosotros, en caso de que practiquéis el colecho), lo mejor es que hagas la transición a cama grande un poco más adelante, y duerma en cuna o convertible en su propia habitación, hasta que veas que ya duerme sin buscar ningún tipo de apoyo.



¿Tiene dificultades todavía para bajarse él mismo de la cuna? Si es así, haz uso de la barandilla regulable en altura, de manera que tenga que solicitar tu ayuda para bajarse. Conforme vayas viendo que adquiere la habilidad necesaria para hacerlo por él mismo, deja la barandilla más baja e incluso elimínala.


CUANDO PUEDES PASARLO A UNA CAMA GRANDE




Cuando el niño sube y baja a su cuna con facilidad, ya está listo para pasar a dormir en una cama tradicional, que mantienen una altura respecto al suelo, acorde con su tamaño. Como mucho, puedes optar por elegir una cama nido, que apenas aumenta unos centímetros la altura total.


Eso sí, tendrás que cubrir los laterales de la cama con barreras protectoras para evitar una caída durante la noche. La elección del tamaño de éstas dependerá de si se mueve mucho o no, mientras duerme. En cuanto a la altura, cualquier barrera homologada es válida por mucho que te parezca bajita.



Quizás también te interese leerte estos artículos relacionados:

Consejos para una habitación infantil segura

5 Consejos para la seguridad de tu bebé

Trucos para que sientan tranquilos en su habitación





No hay comentarios:

Publicar un comentario