10 cosas que deberías saber antes de elegir la cama

Aunque no quieras oirlo (o leerlo), a la larga te podrías arrepentir.
El precio es por algo. :)







1.-En camas compactas, es mejor que la cama superior lleve como base una tabla.
Esto le da consistencia a la estructura de la cama elevada. Y no debemos olvidar que los niños se dejan caer en la cama; cuando no saltan sobre ella.

No es verdad que esto aporte rigidez a la hora de dormir, porque lo que ha de adaptarse al peso del niño es el colchón, y no la base o somier.



2.-Los cajones al suelo, mejor con estructura.
Si vas a elegir una cama compacta con 2 camas de uso diario y, por tanto, los cajones van a ir en la parte inferior de la cama, elígelos siempre dentro de una estructura, donde cada cajón lleve sus guías.

Si no lo haces, te ahorrarás el precio de la estructura completa, pero te arrepentirás cuando empiecen a girarse al sacar la cama adicional, a bloquear la salida de ésta, y a descascarillarse por golpearse un cajón con el otro.

3.-Que sean tan profundos como la cama. 
Ojo porque no todo es lo que parece. Comprueba que los cajones que lleva la cama compacta que quieres, son igual de profundos que la cama y no la mitad. Se trata de aprovechar al máximo el espacio, ¿no?



4.-Las barras de la cama lleven las esquinas postformadas.
Esto es esencial. Porque al igual que los niños suben de golpe, para bajar se deslizan apoyándose en las barras, y si éstas no tienen los cantos redondeados, se harán daño y acabarán con rozaduras.

5.-Que la estructura esté fabricada con tableros de 30mm de grosor.
Que no te cuenten milongas. No es una cuestión estética sino de resistencia. Y claro, no querrás verte en la obligación de cambiar la cama a las primeras de cambio.



6.-Los cantos de toda la cama que estén canteados en PVC.
Así evitarás que se desconchen o se despeguen. Es fácil distinguir entre un canto terminado en PVC y otro en melamina. Y si no lo reconoces pregunta a quien te lo está vendiendo.

7.-Que el herraje sea totalmente de acero. Incluido los pernios.
De nada sirve tener una cama fabricada en materiales de calidad si sus elementos acaban separándose por culpa de un herraje barato.

Cuidado porque algunos elementos del herraje que no se ven a simple vista, como los pernios. Si están fabricados en nylon o directamente en plástico, acabarán secándose y partiéndose con el tiempo.



8.-Que el interior de los cajones esté acabado en melamina textil.
No es sólo una cuestión de buen gusto estético. También de calidad, ya que no se utilizan tableros sobrantes para fabricar el interior de cajones (y otros elementos que no se ven desde el exterior). Además, también cuidarás más la ropa que deposites en ellos.

9.-Que estén fabricados en maderas provenientes de bosques que garantizan la gestión forestal sostenible.
Si quieres de verdad cuidar el medio ambiente, no deberías elegir tu cama fabricada en maderas provenientes de plantaciones no controladas. La Gestión Forestal Sostenible establece las condiciones técnicas necesarias para garantizar la conservación y mejora de los bosques y certifica que los productos obtenidos se obtienen de forma responsable.



10.-Que los tableros utilizados cumplan con la normativa E1.
Esto es, con baja emisión de formaldehído, un compuesto químico cancerígeno.

Recuerda que lo que te puedas ahorrar ahora, igual te costará el doble dentro de un tiempo.

Si quieres saber más sobre este tema, te vendrá bien leerte el siguiente post:

Cómo reconocer la calidad de un dormitorio juvenil





No hay comentarios:

Publicar un comentario