Ideas para un mejor descanso del niño

Dicen que dormir bien es vivir mejor, y no se equivocan. Si tus peques no descansan como es debido, es normal que después no puedan rendir al máximo, que pierdan la concentración fácilmente e incluso que estén irritables. Exactamente igual que los adultos.



Sólo que ellos no entienden lo que les ocurre y, por ello, tienen unas reacciones incontroladas ante lo que les sucede que no es otra cosa que estar agotados.

Todo lo que podamos hacer para ayudarles a descansar nos beneficiará a todxs. A ellxs, y a nosotrxs mismxs, claro. Porque si ellxs están tranquilxs, también lo estarás tú.






SABER ELEGIR BIEN EL COLCHÓN PARA TU HIJO

Por todo lo que hemos comentado, es importante, pues, que elijas el tipo de colchón que mejor se adapte a su estatura y peso. Y ¡ojo! porque esto no quiere decir que elijas el mejor colchón del mercado, sino aquel que realmente cumpla con los requisitos que el niño necesita. Así pues deberás fijarte en aspectos como la firmeza y la adaptabilidad a su cuerpo, por lo que es muy conveniente que lo pruebe antes de adquirirlo.






LA IMPORTANCIA DE LA ALMOHADA

Ellos no tienen todavía el cuerpo desarrollado como para poder dormir en una almohada como la que nosotros usamos. Incluso es posible que en muchos casos el niño rechace dormir con almohada al principio.
En cualquier caso, hay que tener en cuenta su forma de dormir para que el grosor y la dureza de la almohada no le doble el cuello, si suele dormir boca arriba o boca abajo, o, si por el contrario, ha de ser lo suficientemente alta para que no tenga que encoger los hombros, si es que suele dormir mayoritariamente de lado.



FÍJATE EN LOS MATERIALES UTILIZADOS EN SU FABRICACIÓN

Estamos hablando de equipos de descanso para niños y estos suelen ser más sensibles al polvo y a los ácaros. Asegúrate que todos los materiales en los que están fabricados tanto el colchón como la almohada sean como mínimo antialérgicos y antiácaros.




CUIDA LA HIGIENE EN SU HABITACIÓN

Abre la ventana de la habitación al menos durante media hora diaria, dejando el colchón completamente sin ningún tipo de cubierta para que se aire debidamente.
Utiliza bajeras impermeables para proteger al colchón de humedades y elige la almohada con doble funda, para poder lavarla periódicamente. Si además, optas por una almohada hecha con materiales lavables que te permitan ponerla en la lavadora cuando quieras hacer una limpieza más profunda, mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario