Dormitorios mágicos para niños y adolescentes

Tú no te conformas con menos. Seguro que cuando piensas en un dormitorio para niños, te imaginas un espacio bien pensado, diseñado, especial... y con magia.





Si es así, bienvenidx a Singulárea, donde cada habitación infantil y dormitorio juvenil es así. Un lugar donde sólo tienes que expresar tu deseo, y dejarlo todo en nuestras manos.


¿Qué nos diferencia de los demás?
Que todo lo que hacemos está muy pensado. No dejamos nada al azar, porque nos importa conseguir el mejor resultado.


¿Cómo lo hacemos?
Siguiendo estrictamente el orden de cada paso necesario para conseguir nuestro propósito, respetando el orden de pasos y cumpliendo con cada uno de tus requisitos. 






1.-El estudio de la habitación

A menos que te conformes con cualquier dormitorio juvenil, seguiremos repitiendo y nunca nos cansaremos de decir que lo primero que hay que hacer antes de venir a Singulárea, es tomar las medidas aproximadas de la habitación que quieres amueblar, para así poder tener una idea de las posibilidades que nos ofrece el espacio y comprobar que lo que necesitas es viable.




2.-La correcta planificación y distribución de los muebles

Una vez sabemos tus necesidades y las posibilidades reales que nos ofrece el espacio disponible, pasamos a buscar la mejor ubicación de cada uno de los elementos que van a conformar el dormitorio infantil o juvenil que tienes en mente: cama, mesa estudio, armario (si no lo tienes empotrado), librerías, estanterías, cómodas...


Para ello desarrollamos todas las posibilidades existentes para este mismo espacio, a través de un programa de diseño en 3 dimensiones, con el que podrás ver y comprobar cual es la distribución que mejor encaja con tus exigencias y tomar la decisición más acertada.






3.-La optimización del espacio


A partir de la decisión definitiva de cómo irán ubicados cada uno de los muebles o elementos del dormitorio juvenil, pasaremos a ver todas las posibilidades existentes de almacenamiento, pasando a elegir la configuración de cada mueble o módulo, entre puertas, baúles o cajones, para que te ofrezcan la capacidad que necesitas realmente. Por supuesto, siempre teniendo en cuenta todas tus premisas en cuanto a necesidades de uso y almacenamiento.






4.-La creatividad en el diseño


La optimización del espacio de almacenaje ha de ir unida a un buen diseño, que tenga en cuenta los zonas libres necesarias para un correcto funcionamiento de cada una de las áreas que conformarán la habitación juvenil.


De este modo el diseñador tiene la responsabilidad de elegir las formas y/o tamaños de cada uno de los muebles que conformarán el dormitorio, asegurándose de que ofrezcan la comodidad necesaria de uso, así como el máximo aprovechamiento de cada recurso.






5.-La magia de los detalles

Por último, un buen diseño ha de ir acompañado de algo de magia. Es decir, no sólo ha de aprovechar hasta el máximo espacio de la habitación para que todo quede perfectamente encajado y ofrezca comodidad de uso, sino que además ha de tener cierta chispa. Algo que lo haga especial.


Piénsalo, todas las habitaciones cuentan con más o menos los mismos muebles: una cama, una zona de estudio y un armario. Entonces, ¿por qué hay algunas que te enamoran y otras que te dejan indiferente? ¡Exacto! Porque hay algunas que tienen ese algo especial, ese detalle o detalles que la hacen diferente y es ahi donde entra en juego el gusto y/o el talento de quien lo diseña.


Conocer tu estilo y tus necesidades lo hará todo más fácil. Porque así sabremos donde han de converger nuestros diseños con los gustos de la persona que va a habitar su dormitorio Singulárea. Encontrando ese punto de diferenciación que hará que sea un dormitorio especial, incluso antes de ser totalmente decorado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario