Feng Shui en habitaciones para niños

El Feng Shui es un antiguo sistema filosófico chino de origen taoísta basado en la ocupación consciente y armónica del espacio, con el fin de lograr de éste una influencia positiva sobre las personas que lo ocupan.


Si quieres saber cómo organizar la habitación infantil de acuerdo al arte milenario del Feng Shui, a continuación te damos las pautas a seguir.

La cama es el elemento principal de la habitación infantil y por tanto el eje sobre el que se han de distribuir el resto de muebles para niños. Ésta ha de ir pegada contra una pared y  siempre en un lugar desde el que el niño pueda ver la puerta de entrada a su habitación. Esto le aportará seguridad.







Si disponemos del suficiente espacio como para poder elegir donde ubicar la cama dentro del dormitorio infantil, tendremos que tener en cuenta que, según el Feng Shui, una cama orientada al norte favorecerá la salud del niño y su energía vital. Mientras que si la situamos orientada al sur potenciarás la intuición de tu hijo.


El Feng Shui aconseja que favorezcamos la fluidez de las energías dentro de la habitación, para lo que deberemos mantener siempre todo ordenado, limpio y bien aireado. 


Además, deberás tener en cuenta otros aspectos como no colocar espejos enfrentados a la cama para que el niño no se vea reflejado en ellos cuando está acostado, ya que sus propios movimientos podrían crearle inquietud.

También debemos evitar colocar una televisión en su dormitorio porque es un elemento distractor que influye en el descanso.






No hay comentarios:

Publicar un comentario