¿Qué tipo de litera es la más segura para mis hijos?

A muchos padres les da un poco de miedo optar por una cama litera para la habitación de sus hijos. Porque temen que puedan caerse desde la cama superior...o al subir y bajar por las escaleras. Por eso hoy os explicamos qué tipos de literas son más seguras para ellos, según su edad.


Para empezar, deciros que cualquier litera de nuestras series For Ever y Básicos es lo suficientemente robusta como para soportar incluso el peso de dos personas adultas. Porque ahora son sólo niños, pero en un futuro crecerán y ¿quién sabe el tiempo que tardarán en abandonar el nido?, ¿verdad?

Aparte del tema de la firmeza de la estructura de nuestras camas, queda la duda de si son seguras para evitar que caigan mientras están durmiendo. En referencia a este aspecto, disponemos de barandillas quitamiedos con las suficientes dimensiones, en altura y anchura, como para cubrir el espacio crítico por el que el niño podría caerse durante la noche.




Una vez explicado esto, para que tengáis la total certeza de que nuestras literas son lo suficientemente seguras para ellos, veamos, pues, qué opciones de literas para niños y jóvenes tenéis a vuestra disposición.

LITERAS PARA NIÑOS PEQUEÑOS

La diferencia entre las literas para niños pequeños y para niños más creciditos es el acceso a la cama superior. Por eso debemos fijarnos en el tipo de escalera disponible para subir a la cama de arriba. Si el niño que va a dormir en esta cama es todavía muy pequeño, debemos elegir una litera con escalera de peldaño plano.


Otra opción, si disponemos del espacio suficiente a continuación de la litera, es optar por una escalera lateral de 4 peldaños, mucho más segura para los niños.

LITERA EKO201



Y si además de aportarnos seguridad nos ofrece espacio de almacenamiento extra, mejor, ¿verdad?. Porque tenemos tanto que guardar que siempre vienen bien estos extras.




LITERAS PARA NIÑOS A PARTIR DE 8 AÑOS

Si el niño ya supera los 8 años, ya podemos elegir cualquier tipo de escalera. Incluso las verticales, fabricadas en madera o metal.


Al tratarse de niños con muchas más movilidad y un cuerpo más desarrollado, este tipo de escaleras ya no tiene ningún tipo de riesgo para ellos.

Aunque, como en todas las cosas, y cómo dice el refrán "cuanto más azúcar, más dulce", siempre es mejor optar por escaleras con peldaño plano, para que sea más cómodo para el niño subir y bajar por ellas.







No hay comentarios:

Publicar un comentario