Tipos de cama para una habitación infantil doble

¿Tienes que amueblar una habitación para tus hijos? ¿Necesitas dos camas para uso diario en el dormitorio? Si es tu caso, seguro que te vendrá bien saber de qué opciones dispones para poder elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.




Lo que no debes hacer nunca, cuando tienes la necesidad de utilizar todos los días ambas camas, es elegir la tradicional cama nido con otra cama de arrastre en la parte inferior.





Entre otras cosas porque la segunda cama no se puede guardar con la ropa de cama y por tanto tiendrás que vestirla cada noche y desvestirla por la mañana para poder guardarla. Además, para usarla cómodamente, deberás que desplegar las patas que tiene el somier para elevarla prácticamente a la misma altura que la cama principal.


Por no hablar del grosor del colchón, que en la cama inferior ha de ser más delgado. Desde luego no es la opción adecuada. Mejor opta por las camas nido altas, o por otro tipo de cama... existen muchas opciones y vamos a verlas todas a continuación.



CAMAS NIDO ALTAS





Son como las cama nido de toda la vida pero con un poco más de altura. Esto nos permite disponer de una cama adicional, situada justamente entre la cama superior y los cajones. Esta segunda cama podemos elegirla con el colchón visto u oculto, según nuestras preferencias.


De este modo la segunda cama siempre está lista para usar. Es decir, puedes guardarla en un santiamén, totalmente vestida con la ropa de cama y, lo mejor, el colchón puede ser del mismo grosor que el de la cama superior. Así los dos niños disfrutan de un colchón igual de confortable. Eso sí, la cama que se guarda tendrá un colchón 10 centímetros más corto que la cama superior, o sea, si la cama nido alta es para colchón de 90x190 cms., la cama intermedia deberá llevar un colchón de 90x180 cms.



CAMAS COMPACTAS


Como su nombre indica, son camas completamente compactadas. Esto es, cerradas por su parte trasera y superior. De este modo, al contrario que ocurre con las camas nido (altas y bajas), la cama superior no necesita que añadamos ningún tipo de base o somier, ya que el mismo tablero hace esta función.



Para la cama secundaria, la que deberás abrir cada noche, sí necesitarás un somier, independientemente de si se trata de una cama nido alta o de una cama compacta.

Aparte de esta diferencia también encontramos otras. Quizás la más importante es la capacidad de almacenaje que ofrecen los cajones de un tipo de cama u otra.




Mientras que la cama nido alta suele disponer de cajones menos profundos, las camas compactas, al ir completamente cerradas, nos ofrecen toda la profundidad de la cama en todos sus cajones. Además de poder elegirlos en dos alturas, según necesitemos más espacio o menos.



LITERAS

¿Quién no las conoce? A los niños les encantan las literas porque es como dormir en una cabaña, o encima de un árbol...



Como ventaja respecto a las camas nido altas y las camas compactas, nos encontramos con que con las literas no necesitamos dejar libre ningún espacio para sacar una segunda cama, al tener ambas camas disponibles siempre. 




Así, si la habitación lo permite, podremos aprovechar el espacio frente a la litera para ubicar, por ejemplo, una mesa de estudio y/o una librería donde podrán estudiar y tener guardadas todas sus cosas. 



LITERAS EN L



Si existe los suficientes metros en el dormitorio infantil, una buena opción es colocar la cama inferior en perpendicular a la cama superior. Es decir, poner las dos camas en ángulo.


De este modo, podrás poner algún armario o cajones en el espacio libre que deja la cama de abajo. O sencillamente, dejar este espacio libre para que puedan disfrutarlo los niños.




LITERAS TREN


Este tipo de literas nos permiten aprovechar habitaciones más estrechas, pudiendo añadir bajo la cama superior tantos módulos como el largo de la pared nos permita. Es por esto que se llaman literas tren.


 Así, además de armarios podremos disponer de sinfonier e incluso mesa de estudio.



LITERAS ABATIBLES

Son una buena opción en dormitorios con dimensiones muy reducidas, aunque no son la opción más recomendable si tus hijxs son todavía pequeños, ya que el acceso a la cama superior no es tan fácil como en los tipos de cama vistos hasta ahora.


No obstante, no tienes por qué descartarlas de entrada. Lo mejor es tenerlas en cuenta e informarte mejor de todas las ventajas e inconvenientes que te ofrecen todos los tipos de camas existentes para los peques, cuando vengas a Singulárea, tu tienda especializada en dormitorios para niños y adolescentes.




No hay comentarios:

Publicar un comentario