Cómo determinar la calidad de una cama juvenil

Si te leíste un artículo anterior donde hablábamos sobre los diferentes precios para una misma cama compacta para dormitorios juveniles, hoy profundizaremos en aspectos menos visuales, más técnicos, para ampliar la información que pueda ser de tu interés, cuando vayas a comprar un dormitorio juvenil.





No volveremos a explicarlo de nuevo. Ahora nos centraremos en lo que no se vé.

Para que puedas comprenderlo todavía mejor, si entonces no lo viste del todo claro... o necesitas más explicaciones.




Tampoco lo haremos muy extenso. No queremos aburriros.

Además, en esencia, son 3 los principales diferencias principales. (Hay más, sí, pero estas son quizás las más importantes).

De modo que explicaremos las cosas de manera directa, sin comparaciones y lo más resumido posible.







1.-Densidad de los tableros. No hablamos ahora del grosor (19 ó 30 mm.), sino de cuan prensadas están las partículas de madera para conformar el tablero de aglomerado.

Porque a más densidad, más dureza y, por tanto, más difícil que alguna pieza de la estructura acabe rompiéndose si el peque se acuesta "en caída libre" sobre su cama... o le da por saltar sobre ella. ¿Quién no ha hecho algo así cuando era pequeño?



Mientras que en una cama nido alta (la más económica), en las series de habitaciones infantiles más económicas, la densidad suele ser baja, en las series de dormitorios juveniles con camas compactas suelen estar fabricadas con tableros de densidad alta.

Es otra de las claves para saber diferenciar donde está el precio.

Pues eso, esta es otra razón de peso para elegir una cama compacta en lugar de una cama nido alta.



2.-Herraje utilizado para el ensamblaje de las piezas de la cama.

También, también hay diferencias en este concepto que no ves a simple vista.

Herraje metálico y nylon.



Las camas nido altas, mayoritariamente, combinan metal, nylon y/o plástico en los herrajes para ensamblar la cama.


Herraje metálico.



Mientras las camas compactas (las de calidad), están formados únicamente por materiales metálicos, como el acero. Mucho más resistente.

Si lo piensas bien, el plástico con el tiempo se descompone... ¿qué le ocurrirá a la cama cuando esto suceda? 




3.-Acabados en cantos de tableros. Otro detalle a tener muy en cuenta. Mientras que en las series más económicas suelen utilizarse cantos de melamina para cubrir los costados de los tableros, en las de más calidad, se utiliza el canto de PVC, que además de tener un acabado mucho más limpio y elegante, permite sellar las uniones, aislando el tablero de humedades.





4.-Etc, etc... Porque, si nos ponemos a profundizar este post sería casi interminable.

Podríamos hablar de acabados de cajones, terminaciones rectas o post formadas, y muchísimos más detalles que hacen que una cama juvenil sea mejor que otra y, en consecuencia, tenga un precio más alto.

Si queréis, lo vemos en próximos posts. Y si no queréis esperar, en tienda os lo podemos explicar todo al detalle.

En cualquier caso, esperamos que estos artículos os ayuden a determinar con mejor criterio qué tipo de cama para la habitación de los peques es la que realmente queréis comprar.





No hay comentarios:

Publicar un comentario