En tu primera visita a Singulárea, es mejor que vengas sin tus hijos

Se supone que si estás leyendo esto es porque ya tienes más o menos claro los aspectos más importantes del que será el dormitorio de sus sueños, y estás pensando en visitar tu tienda de dormitorios juveniles.



Si no es así, deberías saber que, cuando de comprar un dormitorio para niños se trata, lo primero que debes hacer, antes de salir de casa, es haber determinado qué tipo de mobiliario quieres y para qué. Porque de lo contrario, es posible que una vez en tienda, llegues a marearte y no tomar decisiones correctas cuando te encuentres en la disyuntiva de tener que elegir entre una calidad y otra.

Si ya has hecho esto último, tomar una determinación en cuanto a qué estás dispuestx a invertir en el mobiliario de tu nueva habitación, entonces te interesará leerte este post.





EN TU PRIMERA VISITA A TIENDA, NO VENGAS CON TUS HIJOS


Este es un error que muchxs siguen cometiendo. Porque la primera visita a tu tienda de dormitorios modernos infantiles y juveniles ha de ser para tratar aspectos técnicos y tus hijos sólo se centrarán en decidir el tipo de cama y los colores que quieren que tenga su cuarto infantil.

Y, ¿sabes qué? Seguramente se decanten por una litera y te pongan en un gran compromiso, te toque negociar con ellxs y nunca llegarás a un acuerdo. Porque ellxs ya han decidido por ti, lo que tú deberías haber elegido pensando en sus necesidades, pero también en las tuyas.



Y es que ya sabes lo mucho que les encanta a los niños subir y bajar a la cama superior, e imaginar en sus juegos que están trepando a un árbol, o cobijarse en la cama inferior como si de una cabaña se tratara. Ellxs tienen ilusión y sólo piensan con el corazón, mientras que tú debes pensar más con la mente y anteponer razones prácticas a razones meramente estéticas.



¿Que no te importa acabar eligiendo una litera, aún sabiendo los inconvenientes que TÚ tendrás que afrontar eligiendo este tipo de cama? ¿Piensas, por ejemplo, hacer tú la cama de arriba todos los días? Entonces perfecto.




Aunque quizás deberías también tener en cuenta que, debido al espacio o a las características concretas de tu habitación no estés haciendo una buena elección. Y, lo que es aún peor, si acabas eligiendo mal, es probable que no tardes mucho tiempo a arrepentirte de tu decisión cuando ya no tiene remedio. O el mismo sea deshacerse de la litera y volver a gastarte el dinero en lo que realmente te convenía.



Haznos caso. Porque en tu primera visita no tienes que centrarte en tomar decisiones puramente estéticas (que es donde los niñxs deben dar su opinión, que para algo va a ser su primera habitación infantil). Ven acompañadx de ellxs cuando ya tengas las decisiones importantes tomadas y haz partícipes a tus hijxs de las decisiones secundarias que ya no pueden influir de ninguna de las maneras en que el dormitorio sea práctico, cómodo y útil de usar. Te lo decimos por experiencia.




¿Que cuáles son esas decisiones tan importantes que debes tomar tú y no ellxs? Pues muy fácil: El tipo de cama más adecuado para ellos y para ti... O qué tipo de mesa de estudio será la que mejor se adapte al espacio restante cuando ya hayas decidido la cama y sepamos qué y cuantos metros ocupará dentro de la habitación...



O qué tipo de armario (si es que no lo tienes empotrado), será el más práctico para ellxs. Y todo esto, teniendo primero en cuenta el espacio libre disponible para ubicar muebles dentro del que será el dormitorio para tus peques.

Y ya que hemos hablado de los espacios disponibles par ubicar el mobiliario dentro del dormitorio de los niños, precisamente sobre esto habla nuestro siguiente consejo: Tráete un pequeño croquis con las medidas de la habitación que quieres amueblar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario