Los dormitorios juveniles de Ana

No. No es que Ana tenga 2 habitaciones para ella. Sino que sus dos hijas tienen ahora su propia habitación, después de haber compartido durante varios años el mismo dormitorio.

Para ello Ana, que vino desde Xilxes (Castelló), echó mano de nuestro Servicio Estudio 3D con el cual desarrollamos las 2 ideas por separado.


El caso de Ana y sus dos hijas no es el habitual: La alcoba donde dormían ambas niñas estaba formada por una composición de dos camas compactas instaladas en ángulo. Nuestra misión, separar cada compacto, poner uno para una habitación y completar el resto de mobiliario para completar ambos dormitorios.



Cuando se trata de añadir más muebles a una habitación, la mejor opción es optar por colores complementarios que no compitan con los que ya existen en el mobiliario original

HABITACIÓN JUVENIL ORIGINAL



Para la más pequeña de las dos niñas Ana decidió que se quedara en el mismo cuarto que ambas compartieron. De modo que la cama alta, que antes quedaba bajo la ventana, pasó a colocarse en la pared lateral de la habitación, su sitio más natural, dejando así todo el espacio libre centralizado a la entrada.

La adaptación de esta cama fue fácil: Le añadimos una corona trasera con un brazo, un quitamiedos (ya que ahora no tendría la otra cama pegada debajo), y le instalamos a los pies una escalera de 2 peldaños para facilitar el acceso a su cama.


Añadimos también dos cubos de colgar a pared, junto a una de las estanterías que ya tenía a conjunto con la cama, e introducimos con estos cuatro elementos el color azul turquesa, que tan bien combina con el rosa fucsia que ta existía en la cama también.





Darle un estilo determinado a una habitación es fácil. Sólo hay que saber elegir bien.
Los pequeños detalles marcarán siempre la diferencia.

SEGUNDA HABITACIÓN JUVENIL


La mayor de las hermanas se quedó con la cama baja, que trasladamos justo a la habitación continua a la de su hermana. Aquí la niña debía de disponer de una mesa de estudio y un espacio extra para almacenar sus libros.



Resolvimos el espacio añadiendo un arcón zapatero como cabezal de la cama compacta, del cual nace una mesa de estudio decreciente y apoyada a la mesa, una librería de pie con puertas, preparada para soportar todo el peso que se le quiera cargar.

Junto a la cama, también trasladamos de habitación una de las 2 estanterías que antes compartían las do niñas y la dispusimos sobre la cama, añadiendo además otro cubo, esta vez rectangular, del mismo color fucsia que comparten ambas habitaciones.



Rematamos la composición con una panelado que recorre el largo de la cama y el arcón, haciendo las funciones de friso, en el cual instalamos la llave de luz y el enchufe que, de otra modo, hubiese quedado perdido tras la cama sin utilidad.


Al añadir varios volúmenes de considerables dimensiones, optamos por ponerlos en un color madera de efecto lavado en blanco, que complementa a la perfección con el color de la cama compacta y la estantería.

Y el resultado, dos habitaciones que antes eran una, y de la cuales las niñas están muy contentas, nos consta.

¡GRACIAS ANA POR LAS FOTOS! :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario